A veces se tiene feeling con las personas, cosa que ocurrió con este reportaje familiar Lifestyle.

Es algo mágico que siempre me sorprende.

Supongo que es cuestión de afinidades, o de simple química, eso dicen.

Lo cierto es que nada más abrirme la puerta de su casa, me sentí cómoda y todo fue muy fácil para ésta sesión de fotos en casa.

Los papás de Liam son encantadores, amables, proactivos, muy simpáticos; Y el peque una absoluta monada, como se puede ver.

Y entonces… la magia surge sola.

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *